Gencottons: Amplía su gama de tejidos técnicos y saca nuevas versiones del Coolmax

 

Dada la creciente demanda de tejidos técnicos, Gencottons ha centrado su investigación en desarrollar este tipo de productos desde la propia fibra, único modo de garantizar sus prestaciones durante toda la vida de la prenda. Aunque, si se le solicita, la empresa está en capacidad de aplicar los acabados sobre el artículo una vez terminado. Actualmente la firma cuenta con productos de alta visibilidad, antiestáticos, antibacterias, hidrófugos, ignífugos y antirayos UVA. Basilio Collado, gerente de la empresa, nos aclara que “aunque las prendas con tejidos técnicos están teniendo cada vez mayor aceptación, también existe una parte importante del mercado que desconoce sus prestaciones y aplicaciones. En este sentido, nosotros, aparte de fabricar y comercializar estos productos, estamos obligados a asesorar al cliente sobre los artículos que más le convienen con relación a la actividad que desarrolla”. 

Según el gerente, de entre la gama de tejidos técnicos uno de los más solicitados es el Coolmax, “ofrece unas ventajas muy superiores a las del granito convencional si lo comparamos con el polo básico, ya que su transpirabilidad es muy superior. Fue el pasado año cuando dimos a conocer este tejido y, hasta la fecha, el balance no puede ser más positivo”. Una versión de este mismo producto, Coolmax Extreme, es idónea para la fabricación de artículos de uso en los climas tórridos o en condiciones de mucho calor, cuando hay que desarrollar actividades a la intemperie, ya que mantienen al usuario constantemente seco mientras que las prendas absorben el sudor corporal y lo expulsan al exterior. Como resultado de la gran aceptación de este tejido, Gencottons ampliará la línea. “En breve sacaremos al mercado nuevas prendas de tejido Coolmax que, además de responder a las características fundamentales que acabamos de mencionar, llevarán a término funciones antibacterianas y antimanchas, prestaciones muy recomendables para el mundo de la hostelería”, concluye Basilio Collado.